10 CLAVES PARA GESTIONAR LA RESISTENCIA AL CAMBIO

 

 

¿Estás implementando cambios en tu empresa y tu equipo se resiste? ¿Te gustaría saber qué hacer para que tu gente se sume al cambio? Últimamente varios de mis clientes están viviendo situaciones así en sus equipos. Se encuentran con la necesidad de implementar cambios pero ven que sus equipos no se lo ponen fácil.

Nuestra sociedad está continuamente cambiando es fundamental que las empresas y sus equipos sepan adaptarse a esos cambios si quieren sobrevivir. Sin embargo cuesta cambiar, sobretodo en organizaciones.


Según un post de Meliorate, la causas por las que la implementación de cambios pueden fracasar dentro de las organizaciones son las siguientes:

39% la resistencia al cambio de los empleados

33% el comportamiento del equipo directivo

14% falta de recursos

14% otros obstáculos

Como podemos ver en estas estadísticas el factor humano suma nada menos que un 72% del total de las causas del fracaso.

 

¿POR QUÉ SE RESISTEN AL CAMBIO?

Estas pueden ser las principales razones por las que nuestros colaboradores pueden resistirse al cambio:

1- Lo desconocido genera inseguridad, el viejo refrán "más vale malo conocido que bueno por conocer" resuena en muchas organizaciones

2- No sentir la necesidad de cambiar, cuando se piensa que la forma en la que se están haciendo las cosas funciona bien

3- Cuando el motivo del cambio no está claro o no se entiende

4- Cuando no se sienten capaces de asumir esos cambios

5- Cuando conlleva cambiar de hábitos y rutinas

6- Falta de confianza en que esos cambios se puedan gestionar con éxito

7- Cuando no se les ha hecho partícipes en la toma de decisiones o no se les ha pedido opinión

8- Falta de información y comunicación adecuada

9- Falta de motivación

10- Miedo a cómo afectarán esos cambios a su trabajo ( más carga de trabajo o todo lo contrario, que ese puesto ya no sea necesario).

 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

A continuación os propongo algunas claves para vencer esas resistencias dentro de nuestros equipos.

  • Clave 1: Cuando surja la inseguridad ante lo desconocido conviene preguntarse ¿Cuáles son los riesgos de quedarnos como estamos? ¿Qué seguridad tendremos si no cambiamos? ¿Son los riesgos o "peligros" de cambiar mayores que los de quedarse como están?
  • Clave 2: Que tengan claros los beneficios ¿Qué va a suponer para la empresa? ¿Y para sus clientes? ¿Y para sus empleados?
  • Clave 3: Formación para que no se sientan perdidos y que puedan adquirir las habilidades y destrezas necesarias, sobretodo cuando se trate de cambios de tipo tecnológico.
  • Clave 4: Crear nuevos hábitos y rutinas será necesario, seguramente haya que desaprender para volver a aprender. Para ello es importante tener presente que se necesitan al menos 21 días para construir nuevos hábitos, y mejor ir poco a poco sobretodo con aquellos que sean más reacios a los cambios.
  • Clave 5: Pequeños pasos, la filosofía Kaizen nos habla de que los pequeños cambios pueden conducir a grandes transformaciones ¿Cual es el cambio más pequeño que se puede implementar en la dirección deseada? Cuando ese pequeño cambio se haya implementado, se puede empezar con el siguiente.
  • Clave 6: Involucrar a nuestros equipos en los procesos. Hacer a nuestro equipo partícipe del cambio no solo va a disminuir el riesgo de resistencias sino que nos podrán aportar información muy interesante (nuevas ideas, necesidades, posibles imprevistos ..etc). Es importante consensuar metas con nuestros equipos en cuanto a los cambios que se quieren implantar, fechas, etc..
  • Clave 7: Comunicación clara a todos los niveles, donde se respondan cualquier duda sobre qué cambios se van a hacer, para qué, cuándo, cómo, quién, dónde, etc.
  • Clave 8: Sería conveniente que el equipo pudiese tener algún tipo de recompensa en el corto plazo para que les motive a seguir avanzando en el proceso del cambio. También es importante celebrar cada logro.
  • Clave 9: Generar confianza en el proceso y animarles a que manifiesten sus dudas y preocupaciones las cuales debemos intentar resolver de forma que les hagamos sentir parte importante del cambio.
  • Clave 10: Adaptabilidad para tener en cuenta cada individuo, cada organización y tipo de cambio que estemos implementando. No es lo mismo un cambio relacionado con la transformación digital que un cambio relacionado con la reorganización de un organigrama de una empresa, tenemos que encontrar la fórmula que mejor se adapte a cada caso.

Hace algún tiempo hoy una cita de Darwin que decía:

"No sobrevive ni el más fuerte ni el más inteligente sino aquel que mejor se adapta al cambio"

Está claro que en nuestros tiempos lo único seguro es el cambio y cuanto mejor preparemos a nuestros equipos para ello más probabilidades de éxito tendremos a la hora de adaptarnos ¿Cómo vas a gestionar el próximo cambio?

Si te ha gustado este post, te recomiendo mi libro "EQUIPOS MOTIVADOS, EQUIPOS PRODUCTIVOS" que podrás conseguir en este enlace

 

Inma Ríos se dedica a guiar a Profesionales, Empresas y Equipos a alcanzar sus objetivos y un Alto Rendimiento, por medio de Formación, Mentoring y Desarrollo Personal. Ingeniero Agrónomo con 15 años de experiencia en multinacionales en varios países. Business Trainer, Conferenciante y Coach Profesional Certificada por ASESCO nº 10.370. Más información en www.inmarios.com


Comparte en redes sociales


CONTACTAR
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo