¿QUÉ MOTIVA A CADA MIEMBRO DE TU EQUIPO?

¿Sabías que no a todos los miembros de tu equipo les motiva lo mismo?

Cuando hablo con gerentes y empresarios frecuentemente piensan que la única forma de motivar a sus equipos es con dinero. Esto puede ser cierto en algunos casos, sobretodo cuando cuesta llegar a final de mes. Pero una vez que se alcanza cierto nivel adquisitivo, la motivación económica puede perder su efectividad. Esto depende de cada individuo.

"Existe la creencia generalizada entre muchos directivos de que la única forma de motivar a un empleado es la de subir el sueldo, pero cuando hablo con sus trabajadores me confirman que hay muchas otras formas de que aumente su motivación y compromiso con la empresa".

De hecho, la correcta aplicación de los conceptos que explico en mi libro "Equipos Motivados, Equipos Productivos" ya tienen un impacto tremendo tanto en la motivación como en los resultados.

Aparte de esto, es importante conocer a cada uno de los miembros de nuestro equipo y saber cuáles son sus motivaciones a nivel particular. Esto puede ayudar enormemente a la hora de saber qué es lo que valora cada uno de ellos.

¿QUÉ ES UN MOTIVADOR ?

Un motivador es el motor de cada uno de nosotros para tomar la decisión de actuar o no actuar. También puede explicar nuestras preferencias, lo que realmente valoramos, lo que aprobamos o desaprobamos.

“En definitiva, un motivador es lo que nos mueve a hacer lo que hacemos”.

Vamos a conocer con un poco más de detalle en qué consisten cada uno de los motivadores según Wolfe, en su libro Understanding Business Valúes and Motivators.

MOTIVADOR TEÓRICO

Las personas con este motivador tienen gran interés por recopilar información de todo aquello que les interesa. Antes de tomar una decisión consultarán datos y buscarán todo lo que necesitan saber sobre ese tema en cuestión.

Son personas que tienen gran interés por aprender, suelen hacer muchos cursos, incluso de temas variados, independientemente de la edad que puedan tener.

Si tenemos a alguien así dentro de la empresa lo podremos motivar con formación, cursos in company o un trabajo que le aporte un aprendizaje continuo.

Muchos profesores, formadores, docentes, investigadores tienen este motivador muy acentuado.

MOTIVADOR UTILITARIO

Aquellos con motivador utilitario alto buscan la utilidad y el beneficio de todo lo que hace. En su día a día van a lo práctico, a lo eficiente, buscan la productividad y los resultados. No les gusta perder el tiempo.

A este tipo de personas les motiva mucho los beneficios económicos: subidas de sueldo, bonus, comisiones, etc. También les incentiva que les proporcionen medios para poder trabajar de forma más productiva.

MOTIVADOR ESTÉTICO

El motivador estético no solo abarca la belleza de las cosas, sino que también valora la armonía en los entornos donde se mueven.Suelen mostrar buen gusto a la hora de decorar ambientes, dando un toque acogedor. A veces se puede reflejar incluso en la forma de vestir.

Estas personas valoran mucho la armonía en sus trabajos y en su vida privada. Los conflictos realmente pueden llegar a impactar su eficiencia en el trabajo.Para motivarlos es importante cuidar la conciliación familiar, flexibilidad de horarios y la armonía en el trabajo.

MOTIVADOR SOCIAL

Las personas que tienen el motivador alto suelen mostrar un gran altruismo, están siempre dispuestos a ayudar a otros. Algunas personas que tienen este motivador extremadamente alto pueden llegar a ayudar a otros incluso saliendo perjudicados ellos mismos.

Se les reconoce por su generosidad. En equipos de trabajo suelen reconocerse fácilmente porque son muy serviciales.Se encuentran a gusto en departamentos de servicio al cliente, ya que satisfacen su necesidad de sentir que están aportando valor a otros.

MOTIVADOR INDIVIDUALISTA

Las personas con el motivador individualista alto no es que les guste trabajar solas, ni mucho menos. Les mueve todo aquello que les proporcione un estatus social, prestigio, reconocimiento, desarrollo profesional, el poder crecer dentro de la organización, posiciones de liderazgo.

Si tenemos a alguien así en el equipo al que queramos motivar podemos pedirles que lideren algún proyecto o un equipo, el reconocimiento indudablemente no debe faltar con este tipo de colaboradores. Se encontrarán más a gusto en empresas donde puedan tener posibilidades de crecer profesionalmente.

MOTIVADOR TRADICIONAL

Las personas con el motivador tradicional alto suelen tener su propia visión del sistema y para ellos es muy importante que su entorno respete esos principios.

En el momento en que no sea así se sentirán incómodos e incluso podrían generarse conflictos porque no concibe otro modo de vivir su día a día.Este tipo de personas necesita un entorno acorde a esos valores para sentirse cómodo.Tratará de atraer a otros a ese sistema, ya que es en el que cree firmemente.

¿PARA QUÉ SIRVE TODO ESTO?

Para saber cómo motivar:

Es una información muy valiosa que nos va a ayudar a identificar qué es lo que motiva a cada uno de nuestros colaboradores, de modo que nos va a resultar mucho más fácil proporcionar aquello que sea más adecuado para cada individuo.

En algunas ocasiones, la gente con ciertos estilos de comunicación pueden parecer tener una escucha poco efectiva. Sin embargo, si enfocamos nuestra comunicación en los motivadores de esa persona conseguiremos captar su atención.

Para asignar tareas:

Puede ayudarnos a asignar tareas dependiendo de los motivadores. Por ejemplo, si es necesario que alguien se dedique a atender quejas de cliente, seguramente el más adecuado sea aquel con un motivador social.

Si en algún momento hay que elegir un Project-Leader, busquemos aquel con el motivador individualista.

Evidentemente, esto no es tan simple, hay otros factores tal y como vimos en el capítulo de Roles de Equipo, pero es cierto que es un elemento más a tener en cuenta.

Para gestionar conflictos:

¿Te ha pasado alguna vez que has conocido a alguien y enseguida te das cuenta que no conectas con esa persona? Seguramente tengáis motivadores muy diferentes. Dos personas con motivadores parecidos van a tender a llevarse bien aunque tengan estilos de comportamiento muy diferentes.

Del mismo modo, individuos con motivadores muy diferentes no conectarán demasiado bien y, a veces, pueden llegar a tener conflictos sin saber muy bien por qué.

En conclusión, conocer bien a nuestro equipo incluye conocer qué les motiva a título individual. Al tener esto en cuenta va a resultar mucho más sencillo incentivar a nuestros colaboradores y conseguir que estén más a gusto y, por supuesto, esto se reflejará en su productividad. ¿Conoces los motivadores de tu equipo? ¿A qué esperas para averiguarlos?

Si te ha gustado este post, te recomiendo mi libro "EQUIPOS MOTIVADOS, EQUIPOS PRODUCTIVOS", que podrás conseguir en este enlace.

Inma Ríos se dedica a guiar a Profesionales, Empresas y Equipos a alcanzar sus objetivos y un Alto Rendimiento, por medio de Formación, Mentoring y Desarrollo Personal. Ingeniero Agrónomo con 15 años de experiencia en multinacionales en varios países. Business Trainer, Conferenciante y Coach Profesional Certificada por ASESCO nº 10.370. Más información en www.inmarios.com


Comparte en redes sociales


CONTACTAR
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo