10 CLAVES PARA GESTIONAR EL RENDIMIENTO DE TU EQUIPO

 Captura de pantalla 2016-09-03 a las 19.26.51

 

Durante los años que trabajé en Irlanda y en Holanda, anualmente cada empleado tenía su "Performance Review", una reunión con tu superior donde se te informaba de lo que se esperaba de tí, tus objetivos, y de lo que estabas haciendo bien, mal o regular. Para mí era cómo tener una brújula que me indicaba hacia donde tenía que remar.

Del mismo modo, esta herramienta me permitía transmitir y distribuir esos objetivos entre los miembros de mi equipo. Así era como conseguíamos que todos remásemos en la misma dirección.

Cuando regresé a España, esto fue probablemente lo que más llegué a echar de menos como trabajadora de una empresa. Me di cuenta que en nuestro país esta herramienta apenas se utilizaba y cuando se hacía, se limitaba a ser un mero trámite. Se solía percibir como un "exámen" al que el empleado se le evaluaba con una cifra, un trámite con dudosa utilidad.

"La evaluación de desempeño es una de las herramientas más valiosas que puede tener un líder de equipo. Frecuentemente o no se hace, o no se consigue hacer de forma que el empleado lo perciba como algo positivo y constructivo."

Sin embargo la evaluación de desempeño puede ser una gran oportunidad tanto para la empresa como para el empleado. Por un lado, para dejar claro los objetivos que son importantes para la empresa y, por otro lado, para que el trabajador tenga muy claro qué es lo que se espera de él, es decir, dónde tiene que  poner el foco.

Estas son 10 claves para hacerlo correctamente:

1. Definir objetivos. Hacerlo de forma clara, con una descripción detallada de ellos e incluso jerarquizando su importancia. Se indicará en qué plazo se revisarán esos objetivos (pueden ser trimestrales, semestrales, anuales,...). Estos objetivos deben ser específicos, medibles y realistas.

2. Factual. Cuando se revisen los resultados alcanzados es importante basarse en hechos concretos y datos. Dar información concreta ayudará al empleado a comprender mucho mejor qué es lo que está haciendo bien y dónde necesita mejorar. Aportar ejemplos tanto de los logros como de las áreas de mejora es fundamental. Es importante verificar que la información es precisa.

3. Evita sorpresas. Ante cualquier situación de rendimiento o actitud no adecuada, se debe dar al empleado feedback inmediato. Debe saber cuanto antes que esa situación o comportamiento no se debe repetir.

4.Prepara la reunión. Reúne la información necesaria, cuanto más concreto sea el feedback que aportemos, mayor calidad tendrá la revisión de objetivos y por tanto mejores resultados.

"Esta práctica bien implementada, no sólo contribuirá a mejorar el rendimiento de tu equipo, sino a aumentar su motivación y compromiso."

5.Discrección. Cuando tengamos información procedente de terceras personas deberemos comprobar la veracidad de las mismas y proteger el anonimato de esas fuentes.

6. Sé profesional. Nos debemos ceñir al rendimiento y la conducta en el lugar de trabajo. Si es alguien con el que no conectemos especialmente, tenemos que tener en cuenta que estamos allí para trabajar bien juntos, no necesariamente tenemos que ser amigos. Igualmente, cuando haya amistad con empleados, vamos a intentar ser muy objetivos evaluando resultados.

7. Equilibrio. Es importante tener un equilibrio entre las críticas y las alabanzas. Tenemos que aportar información sobre aquello que se debe mejorar, pero también reconocer aquello que ya se está haciendo bien.

"El reconocimiento al trabajo bien hecho es probablemente una de las mayores fuentes de motivación para nuestro equipo (¡y no cuesta dinero!) y es además un buen refuerzo para que sigan haciéndolo así de bien".

8. Respeto. Importante mantener el respeto mutuo, evitar ataques personales, sarcasmos o agresividad. 

9. Diálogo. Que no se convierta en un monólogo, sino que ambas partes puedas intercambiar opiniones. Escucha las necesidades de tu equipo, sus motivaciones, sus inquietudes. Simplemente el hecho de ser escuchado ya tiene un efecto motivador.

10.Universal. La revisión de objetivos debe hacerse con todos y cada uno de los miembros del equipo. El empleado lo debe percibir como una oportunidad para dialogar con su líder, hablar sobre sus logros, sus necesidades, sus inquietudes,..¿Cómo vas a privar a alguien de tu equipo de este derecho?

Y tu equipo ¿Tiene claro hacia donde remar?

 Inma Ríos se dedica a guiar a Profesionales, Empresas y Equipos a alcanzar sus objetivos y un Alto Rendimiento, por medio de Formación, Mentoring y Desarrollo Personal. Ingeniero Agrónomo con 15 años de experiencia en multinacionales en varios países. Business Trainer, Conferenciante y Coach Profesional Certificada por ASESCO nº 10.370. Más información en www.inmarios.com


Comparte en redes sociales


CONTACTAR