LA IMPORTANCIA DEL AUTOCONOCIMIENTO COMO LÍDERES

 

 

 

En repetidas ocasiones he tenido clientes con problemas serios de motivación en sus equipos y que buscan ayuda. En muchas de esas ocasiones parte del problema radica en que el estilo de liderazgo que se estaba aplicando no era el más adecuado.

Muchos líderes tienen perfiles energéticos y orientado a retos, que son extraordinarios para hacer crecer sus empresas y superar obstáculos, pero que a la hora de gestionar a sus equipos pueden jugarles malas pasadas.

A veces ni siquiera son conscientes de que su estilo natural de liderazgo puede ser contraproducente cuando buscan rendimiento y buenos resultados.


El primer paso para trabajar nuestro liderazgo es conocernos como líderes. No podemos mejorar si no sabemos dónde tenemos que poner el foco.

La mayoría de nosotros pensamos que ya nos conocemos, y quizá es cierto que tengamos una buena idea de cómo somos, pero no podemos ser objetivos con nosotros mismos.

Todos y cada uno de nosotros tenemos fortalezas y áreas de mejora, algunas ya las conocemos pero hay otras de las que no somos conscientes.
La imagen que tenemos de nosotros mismos es una visión sesgada que conviene contrastar. El primer paso para mejorar es identificar las áreas de mejora, sin este paso difícilmente vamos a progresar.

Cada líder tiene un estilo de liderazgo que ejerce de forma natural, y este estilo probablemente le va a funcionar muy bien en ciertos escenarios. Pero ese mismo estilo puede no ser el más adecuado en otras ocasiones.

Por ejemplo, hay gente que tiende a delegar y ese estilo va muy bien para tareas sencillas o colaboradores con experiencia, pero no va a funcionar tan bien con alguien recién incorporado al equipo. Lo mismo ocurre con alguien con un estilo más directivo, que puede ser ideal para tareas complicadas o colaboradores nuevos, pero puede ser nefasto para alguien con falta de motivación.

Es decir, tenemos que identificar cuál es nuestro estilo natural de liderar, y desarrollar aquellos estilos que no nos salen de forma espontánea pero que sin duda podemos aprender y entrenar.
Cuando trabajo con directivos y mandos intermedios a nivel individual en procesos de Desarrollo de Líderes, el primer paso de todos es este ejercicio de autoconocimiento que será la base para el resto del proceso.

¿Qué descubrimos en ese ejercicio de autoconocimiento?
Cuando hacemos esta fase de autoconocimiento hay diferentes áreas que se exploran y que sirven de base para el trabajo que se lleva a cabo en el proceso de Desarrollo de Líderes.

Estás son las principales puntos a explorar:

Una vez identificado su perfil y estilo natural de liderazgo podemos trabajar para adaptar su estilo a cada uno de sus colaboradores y situaciones de su día a día.

 

¿Qué beneficios tiene todo esto?


Estos son entre otros los beneficios que obtienen mis clientes cuando trabajan su desarrollo personal y profesional como líderes:

Lo que está claro es que no todos nacemos con capacidades innatas para liderar, pero siempre podemos entrenarnos para ser buenos líderes.

Si te ha gustado este post te recomiendo mi libro "Equipos Motivados, Equipos Productivos", una guía práctica especialmente diseñada para todo aquel que tenga un equipo humano a su cargo. Lo puedes conseguir online en este enlace.


Inma Ríos se dedica a guiar a Profesionales, Empresas y Equipos a alcanzar sus objetivos y un Alto Rendimiento, por medio de Formación, Mentoring y Desarrollo Personal. Ingeniero Agrónomo con 15 años de experiencia en multinacionales en varios países. Business Trainer, Conferenciante y Coach Profesional Certificada por ASESCO nº 10.370. Más información en www.inmarios.com


Comparte en redes sociales


¿Necesitas más información?

CONTACTAR

¿Quieres estar siempre al día?

Suscríbete y recibe los dos primeros capítulos de mi libro "EQUIPOS MOTIVADOS, EQUIPOS PRODUCTIVOS".

* campos obligatorios
 
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo